Las Redes Sociales, ¿algo realmente nuevo?


Sí otro post en un blog sobre redes sociales y educación, como si ya no hubiera ene-mil por ahí, que llego yo y me pongo a reflexionar sobre ellas.

Voy a intentar comparar las relaciones sociales del alumnado que viví yo en mi infancia y adolescencia (años 90) con las que nos encontramos hoy.

Cuando yo estaba en mitad de la EGB, veía a mi hermana, por entonces alumna de 7º y 8º, que volvía de haber estado con sus amigas en la calle, y asaltaba el teléfono, y llamaba a esas mismas amigas para seguir hablando. Me refiero a aquellos tiempos en los que las llamadas locales costaban un dineral, y el teléfono móvil era algo en lo que ni se nos ocurría pensar al común de los mortales.
Mi hermana venía de haber establecido una red de amistades en clase, otra en las actividades extraescolares, más las amigas que ya tenía, más otra que se fue estableciendo en los típicos sitios de reunión de grupos de adolescentes (parques, zonas de aparcamiento, etc.), más aquellas personas con las que había coincidido en campamentos de verano y otro tipo de actividades similares.
Ella mantenía sus contactos a través de ese hilo conductor que era el teléfono y que tanto desquiciaba a mis padres.

Entre tanto me llegó el tiempo de la adolescencia a mi, fui de los primeros en tener ordenador con modem de mis amigos, pero de todas maneras, seguíamos comunicándonos igual, estableciendo el mismo tipo de relaciones, y manteniéndolas vivas (con menos intensidad que las chicas) a través de la línea telefónica.

De pronto, la tecnología y la realidad atropelló a toda la sociedad: nuestros adolescentes tenían internet la mayoría (y además empezaban también a tener móvil) y era la explosión del messenger, si no tenías messenger  y móvil eras un apestado social. La gente había dejado de emplear el teléfono de casa (entre otras cosas porque no funcionaba a la vez que el módem, y cuando llamaban te tiraban la conexión), y ahora los adolescentes usaban messenger para mantener esas mismas conversaciones que teníamos los demás antes, solo que con varias personas a la vez, y además permitía la comunicación con esos contactos que se habían hecho en los campamentos, en el viaje de esquí o en cualquier otra excursión u ocasión similar, sin pegarle “la sangrada” a los padres con la factura telefónica. Y cuando no podían estar colgados del ordenador, entonces llegaba el momento del móvil y el bombardeo de mensajes SMS a todas horas del día y de la noche. Y esta fue la primera gran red social tecnológica entre los adolescentes, no nos engañemos, y nos pilló a pie cambiado.

En la actualidad, “lo que lo parte” entre los adolescentes es Tuenti, con Facebook en manos de clientela algo más mayor, aunque las barreras entre usuarios de una red social y otra se están diluyendo y cada vez aparece más el solapamiento de cuentas.
Para nuestros adolescentes de hoy, una Red Social tal y como la conocemos es como ese parque, tienes a tu grupo de amigos con el que charlas, pero además, es que en el parque te han puesto un tablón en el que tú puedes ir dejando las cosas que se te ocurran, y el álbum de fotos del viaje (que nosotros nos teníamos que llevar al “insti” para enseñarlo en los recreos), y además, puedes ver a los amigos de tus amigos, y si piensas que alguien es interesante le puedes añadir a tu grupo de amigos.

Mi reflexión es que las redes sociales no son una novedad, los adolescentes siempre las han estado tejiendo, con los medios a su alcance, y la sociedad siempre las ha visto con recelo desde el prisma del adulto: “¿Ya está otra vez colgada del teléfono? Pero si acaba de estar con ella, ¿qué más tendrá que contarle?”, “Pasas mas rato en la calle con tus amigos que en casa con nosotros, parece que sean ellos tu familia”, “¡Niñoo! ¡Quita el cacharro ese de los pitidos que como quiera llamarnos alguien no suena el teléfono!”, “No entiendo las horas y horas que se pasan en el <<tuitui>> ese delante del ordenador, ¡a saber qué harán!”
Los adolescentes, los jóvenes, son quienes dominan el entorno de las Redes Sociales, pues están en la etapa de más socialización de la vida humana, y la función de padres y educadores no es coartarles en su uso, es el intentar que sean conscientes de que estos nuevos métodos de socialización tienen múltiples ventajas, pero desventajas de las que hay que ser consciente para que no haya problemas.
Nuestro reto es que aprendan por si mismos (y ya está ocurriendo) , ofreciéndoles nuestra ayuda, pero sin intentar imponernos, a hacer una mejor gestión de su identidad digital, a defenderse y desconfiar de los peligros que anteriormente estaban fuera y que ahora han encontrado cobijo en internet (acosos, pederastia, etc.), si conseguimos estos objetivos, las redes sociales serán igual de peligrosas que han sido siempre los institutos y/o las calles de nuestros barrios, pueblos o ciudades.

Anuncios

2 comentarios

  1. Interesantes reflexiones, en definitiva, te seguiremos gustosos. De igual forma te invitamos a visitar nuestra web, también puedes encontrarnos en facebook (valores de futuro), ojalá sea de tu agrado nuestra andanza.
    Saludos cordiales
    Equipo de Valores de Futuro

  2. La pagina de tu Blog se ha actualizado…

    [..]Articulo Indexado Correctamente en la Blogosfera de Sysmaya[..]…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: